Hoy Actualizamos

Temas para la Comunidad - FOTOEDUCACION - Dra Ana Molteni

CONSEJOS ÚTILES Y RECOMENDACIONES A TENER EN CUENTA ANTES DE EXPONERNOS AL SOL.

 

El daño solar y su impacto en la salud es consecuencia de la excesiva exposición al sol. Su prevención es posible y relativamente fácil en la medida que la población tome conciencia de los RIESGOS. Un ERROR muy común es considerar al bronceado,  “saludable”.   Ponga en práctica medidas simples y eficaces de protección solar desde la infancia.

No se trata de vivir sin sol, sino de mantener una relación equilibrada con el sol durante toda la vida.

El bronceado resultante es un mecanismo de defensa de la piel, para tratar de amortiguar el daño ante nuevas exposiciones.

Deberíamos enfatizar que el bronceado NO es un estado fisiológico de la piel.

La radiación ultravioleta es responsable de lesiones agudas o inmediatas: enrojecimiento (quemadura solar  = queratinocitos dañados = células quemadas); y crónicas o tardías como el fotoenvejecimiento (manchas, pérdida de la elasticidad, arrugas) y cáncer de piel (Carcinomas, Melanomas). Éstas últimas (crónicas) se manifiestan después de un lapso variable de tiempo y constituyen un fenómeno biológico acumulativo e irreversible. La piel es un ORGANO que debemos preservar ya que el daño provocado por la radiación no desaparece al finalizar el verano, se acumula.

 

PAUTAS PARA PRESERVAR LA SALUD DE LA PIEL

  • Reducir al mínimo el horario de exposición al sol entre las 10 y 16 hs. Controle siempre el tiempo en que se expone al sol.

RECUERDE:

Sombra corta = riesgo alto = evitar el sol y buscar sombra.

Sombra larga = riesgo menor = exponerse con protección

  • Usar ropa adecuada: sombrero, lentes, ropa de trama cerrada.
  • Tener especial cuidado con las superficies de reflexión: arena, agua, nieve, cemento.
  • Tomar precauciones con ciertos medicamentos y cosméticos ya que pueden desencadenar un proceso de reacción adversa conocida como fotosensibilidad.
  • Se estima que para una persona no anciana de piel blanca, 10 a 15 minutos de exposición solar 2 o 3 veces por semana sería adecuada para satisfacer los requerimientos de Vitamina D.
  • La piel de los niños y de los ancianos debe ser cuidadosamente protegida, ya que su capacidad de respuesta es menor.  No exponer al sol a menores de 6 meses (idealmente tampoco a menores de 1 año).  A partir de los 6 meses pueden exponerse con mucha moderación,  en horas apropiadas y con pantallas específicamente formuladas para niños con gorro y ropa adecuada.

LOS NIÑOS NO TOMAN SOL, JUEGAN AL SOL. ENSEÑE A LOS NIÑOS A PROTEGERSE DEL SOL.

SE ESTIMA QUE A LOS 18 AÑOS, UN JOVEN HABRÍA INCORPORADO EN SU PIEL EL DAÑO DEL  60 % -70%  DEL DAÑO SOLAR QUE RECIBIRÁ TODA SU VIDA (sin la conducta ni la protección adecuada).

§  Existe el consenso universal en advertir el NO uso de camas solares, verdaderas camillas radiantes con fines estéticos. Su uso en la infancia y adolescencia está formalmente contraindicado.

§  Examine su piel una vez al mes (autoexamen) para poder identificar la aparición de lesiones sospechosas. ¿Cuáles son los signos a tener presente?:

-          Mancha que pica, arde o sangra.

-          Herida que no cicatriza.

-          Un lunar que cambia de tamaño o forma, pica, duele o sangra (REGLA del ABCD). CONTROLE ANUALMENTE CON SU DERMATOLOGO LOS LUNARES.

 

Uso de Fotoprotectores (Pantallas solares).  Consejos útiles para una elección correcta. El producto más adecuado deberá:

-          Estar aprobado por normas internacionales.

-          Corresponder a marcas reconocidas, con fórmulas y eficacia científicamente comprobadas. Constatar fecha de vencimiento en el envase. Desaconsejamos las formulaciones magistrales de antisolares.

-          Proporcionar una buena protección UVA y UVB, con FPS (Factor de Protección Protear)﷽﷽con FPS (Factor de Porrtecisax¡consejamos las formulaciones magistrales de antisoENTE CON SU DERMATOLOGO LOS LUNARES. Solar) no menor a 30.

-          Ser aplicado por los menos 30 minutos antes de la exposición y reaplicado cada 2 horas como máximo o después de sumergirse en el agua, Recordar que el roce, viento y transpiración disminuyen su eficacia protectora.

-          Ser fácilmente aplicable, en forma abundante y uniforme en toda la superficie expuesta (no olvidarse de orejas, cuello, dorso de manos y pies, zona de cabeza no protegida por el cabello, labios).

-          Tener cualidades cosméticas que resulte estéticamente agradable para fomentar el uso. Estar libre de perfumes debido a que podrían generar reacciones alérgicas y manchas en la piel.

-          No exponer los envases de los fotoprotectores al sol o fuentes de calor.

-          No es aconsejable usar FPS diferentes para distintas partes del cuerpo. Deberá protegerse la piel en la forma más eficaz posible.

-          Proteger la piel aún cuando esté bronceada: no reduzca el factor de protección porque su piel pigmentó.

-          Evitar el uso de “aceleradores del bronceado”, ya que su aplicación tópica o administrados por vía oral, pueden llevar a quemaduras graves.

-          Se aconseja el “Bronceado sin sol” (autobronceantes), para quienes desean lucir bronceados sin exponerse al sol. Corresponde al uso de productos que dan color a la piel a través de la aplicación manual o mediante equipos apropiados. Recuerde que no actúan como fotoprotectores. 

 

PARA PRESERVAR LA SALUD DE SU PIEL ES NECESARIO CUIDARLA TODO EL AÑO. SU DERMATÓLOGO ES EL PROFESIONAL CAPACITADO PARA HACERLO. SIEMPRE ES CONVENIENTE CONSULTARLO.

 

 

Prof. Adj. Dra. Ana Gabriela Molteni

Cátedra de Dermatología de la UNR

 

Subir